Aniversario



Escucha esto que te cuento, amorcito.

Esta mañana, iluminado por la feliz coincidencia de ocupar el mismo lugar en el calendario el día en que nos conocimos y el patrón de mis labores, salí a la calle con la idea de hacer algo especial, de aprovechar esa agradable sensación de no tener que ir a trabajar un día laborable para el resto del mundo.

El caso, cariño, es que paseé hasta la Biblioteca Municipal y allí solicité en la sección Hemeroteca los periódicos del mismo día de cinco años atrás y los ojeé con fervor los minutos siguientes.

¿Sabes, amor mío, que el mismo día que yo besaba tus pezones y deslizaba mi lengua entre tus piernas un hombre era apaleado hasta morir en Nueva York?

¿Te das cuenta de que casi a la misma hora a la que yo entraba en tu sexo afeitado una patrulla paramilitar arrasaba un pueblo campesino en Perú?

¿Podrías creer cariño, que casi con toda seguridad en el exacto momento en que nos corríamos a un tipo le estallaba la cabeza en Beirut?