Medianoche y el teléfono


Un hombre se despierta a medianoche. Palpa el otro lado de la cama y se da cuenta de que su mujer se ha levantado. Nota seca la garganta y piensa en ir a la cocina a beber un vaso de agua, así que se levanta, mete los pies en las zapatillas y sale de la habitación.

Al fondo del pasillo un rayo de luz que sale de la cocina a través de la puerta entreabierta ilumina un cuadro con una escena de caza. El hombre oye a su mujer hablar por teléfono.

¿Cómo quieres que se lo diga?, susurra. Luego repite, ¿cómo quieres que se lo diga?

El hombre se detiene a mitad del pasillo y se queda mirando el cuadro con la escena de caza y el reflejo de la luz de la cocina y luego se pregunta qué será lo que su mujer tiene que decirle y si eso cambiará de alguna forma su vida para siempre.